“Guardacostas! Guardacostas! Nos está atacando un calcetín con 2 ojos cosidos y dientes de plástico! Y está destrozando la maqueta del puerto!”

Si, después de la cena con motivo del 2º aniversario de nuestras andanzas y de hacer un pleno en asistencia, nos dispusimos a ver esta MIERDA, que alcanza niveles de cutrez francamente inimaginables… Toda una guinda para tan especial ocasión, para deleitar al grupo al completo, y como no, para terminar bien el año… jejeje

De poco del argumento logramos enterarnos, porque entre los continuos comentarios y las continuas carcajadas poco pudimos oir de los diálogos de esta joya en bruto. El tema para esta ocasión muestra a una maqueta de un avión caza militar en pleno vuelo, que se ve forzado a soltar la bomba que portaba (y que estaba desactivada) en medio del mar… Si estando desactivada hizo una explosión de 3 pares de pelotas, no me quiero ni imaginar lo que haría si lo estuviese… volatilizaría el planeta o algo asi, madre mía. Comentar que el piloto del avión recuerda al cuñao, y se las da de machito diciendo q los de base van de profesionales jugando a los espías… destacar también que denominan al avión “bebe”, la bomba “biberón” y a la base “abuelita”, así que imagínense el diálogo de besugos que pudieron llegar a intercambiar “abuelita” y “bebé”. Dicha bomba despierta a una muñeco hecho con un calcetín usado y con dos ojos mal cosidos… comienza un bochornoso espectáculo de 88 minutos…

Luego vemos a un pescador hablando con un tipo de que se comió un rodaballo, pero que estaba duro y que no le sentó muy bien. También cabe destacar que el pescador este de pelazo en pecho recuerda a los míticos Village People (In the Navy… In the navy…).

El resto de la película es una sucesión de aburridas escenas en la que los supervivientes de los distintos ataques de la serpiente (sí, esa COSA de la foto es la serpiente) se reunen y escapan de sus respectivos pleitos con la ley o del manicomio, intento buscar y solucionar el tema del calcetín asesino. Dichas escenas se intercalan con varios ataques de la serpiente, atacando a la maqueta de un barco, a unas turistas americanas borrachillas, la maqueta de un puerto (a la que muestran ardiendo durante cosa de 3 largos minutos), la maqueta de un faro, y la más aberrante de todas… a un helicóptero de juguete y a un puente por el que pasa un TREN DE JUGUETE… sencillamente impresionante y digno de ver, haré un vídeo de tan cruenta escena, pero ahora mismo no me apetece un cagao.

Hay un detalle más que captó nuestra atención, como era de esperar, los protagonistas se dirigen a un experto en busca de información y ayuda… un viejete-biólogo marino que trabaja en un museo doblado por el difunto Jesús Puente (aparte de que el actor en cuentión trabajó en Battlestar Galactica), vaya por dios, él también. Este “especialista” lleva a los protagonistas hacia una nave de mercancías en el puerto, de allí consiguen… dinamita… genial… ¿A alguien se le viene a la cabeza “Tiburón”? Pero no, las espectativas más predecibles no se cumplen, después de la escena del tren de juguete, el bicho se escapa, y dan por hecho de que deberá estar ya por junto la costa africana, se desentienden del tema y Fin…

IMDB de esta crueldad.