Por fin, después de casi ¿30? añazos y varios sinvergüenzas que intentaron colarnos una secuela de esa película de la que James Cameron no quiere saber nada, ha tenido que llegar una nueva moda de las 3D para que este proyecto saliese arriba. Aunque bueno, personalmente me he quedado con las ganas de verla en 3D porque, aunque parezca mentira, en mi ciudad ni siquiera se han dignado a ponerla en cartelera en 2D, en favor de unas mierdas de alto calibre que ojalá se les hayan quedado las salas vacías. Así que he tenido que recurrir a métodos que harían llorar a la señora ministra para poder verla antes de que se enfrie.

Pues sí, lo han conseguido, el resultado no es “épico” como para merecer una espera de 30 años, pero sí se puede decir que al menos es digno. Como en todas las películas de este corte, esta llena de clichés por todas las esquinas. La diferencia la ha marcado Alexandre Aja, que por lo que parece, sabe lo que queremos ver en una película de este estilo. Cabe hacer una mención especial para el sadismo, violencia y originalidad de algunas de las muertes, que llegarán a sorprender al más compuesto, pueden tomar como referencia al remake de Las Colinas Tienen Ojos para hacerse a la idea… De hecho hay unos 7 minutos de película, en los que se desata el caos, 7 minutos que hacen que todo el resto de la película dé igual, que pagaría por ir al cine para verlos (sí, es así de dantesca la escena). Porque cuando cambian el típico cliché de “estamos en temporada alta, ¡no podemos desalojar a la gente!”, por uno de “estamos de fiesta y nos la suda, no nos vamos a mover”… hasta produce regocijo ver como escarmientan.

La temática es lo de siempre, son las vacaciones de primavera y el lago X es escenario de unas rave parties sobre el agua llenas de universitarios salidos, tenemos a la prota que es la sheriff, y por el otro lado a su hijo atontao que tiene que quedarse en casa cuidando de sus hermanitos… pero prefiere ir a ayudar a rodar una peli porno en medio del lago, excelente plan, hasta que se mete la chica que le gusta en el sarao. Hay un terremoto, se abre una brecha que une al lago actual con uno subterráneo donde habitan unas pirañas que deberían haberse extinguido hace millones de años. Como se puede ver es lo de siempre, se desarrolla como siempre, y termina como siempre, gracias a dios que, como ya he mentado más arriba, esta gente sabe lo que queremos ver, así que han metido más y mejores muertes por minuto, más sangre, más látex, más efectos especiales normalillos, y sobre todo más tetas que en cualquier otra del género…  también mostradas en 3D en alguna escena.


No hay casi tanta silicona como pirañas en la cinta, pero casi.

Resumiendo, sin ser nada especial ni nada imprescindible, pero… ¡esto es cine de bichos de serie b como tiene que ser! Entretenida, en pocos momentos soporífera y con mucha cantidad de todo lo que tiene que tener. No recomiendo ir corriendo a verla, y mucho menos por el 3D, pero si hay ocasión de verla… “Why Not?”. Corren más que rumores ya sobre una secuela, seguro que la cagarán y harán una puta mierda…

IMDBMetacriticFilmaffinity