la_lengua_asesinaJamás había sentido vergüenza ajena viendo una película, pero he de reconocer que el pedazo de mierda que me ocupa lo ha conseguido.

¿Qué ocurre cuando juntamos una película de serie B con una españolada?

Pues ocurre que nos encontramos con esta mierda concentrada. Un sin sentido de situaciones y de personajes patéticos que actúan en un desierto de Nuevo Méjico de 20 metros cuadrados.

No se puede estar preparado para ver esta mierda, porque es IMPOSIBLE predecir lo que se avecina en los prolegómenos de la visualización de esta mierda. Ni siquiera sé como pude aguantar hasta el final viendo esta mierda, tal vez sería el “A saber con qué nos va a sorprender ahora el depravado que ha escrito esto”, bueno, y eso contando con que hubiese algo escrito, porque no me extrañaría que fuese improvisado todo.

Desde luego, hay que tener unas pelotas como un campo de fútbol para sacar esta mierda a la calle, o, en su defecto, a un productor sordomudo y ciego. Apunto a Lolafilms en mi lista negra particular. (Sonido de teléfono) “Oiga, mire, si, ¿es el manicomio, no? Mire, o van a recoger a los de Lolafilms a sus estudios, o me aislan a mi de la sociedad, no quiero formar parte de esto.”

Cosas para hacer al llevarla al videoclub:

Quemarte a lo bonzo delante del/la dependiente/a con la cinta en la mano.

Cagar dentro de la caja de la cinta y devolverla así.

Represalias violentas contra el local.

Me faltan palabras para describir esta… mierda y la música de la pelñicula… mierda. Dejémoslo en que es… demasiado “especial”. Mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda…

Les notificamos de que nuestro colaborador snifo_4azufre está recluído en el sanatorio mental local y de que se ha suspendido la entrega de los Ascor para cederle todos los premios a “La Lengua Asesina”.