Está claro que por mucho que se quiera hacer una película, hay que tener un mínimo de sentido común y/o unos estudios de cine, cosa que el productor, el guionista y el director de este bodrio no supieron demostrar, más bien demostraron que no tienen ni puta idea de hacer una película de acción. Deberían dejarle al Seagal que se encargase él de todo, fijo que lo haría mejor.

Del guionista al que siempre le gustó viajar… pero no pudo. Un montón de escenas unas detrás de otras: Polonia, Francia, Dinamarca y sabe dios donde… llega un momento que te importa una mierda donde estén los personajes, porque al final acabarán estando todos en el mismo sitio, matando a todo el que se ponga por delante. O cuando remarcan de que al AK47 disfrazado de rifle le quedan 6 balas, con las cuales el Seagal mata a 7 fulanos y 5 segundos después disparan la 7ª bala. O el asesino malo, que siempre lleva un cigarro en la boca, pero nadie ve el humo, y tanto él como el Seagal se puden infiltrar en cualquier mansión como si nada.

Del director que vio Matrix demasiadas veces… Súbitas ralentizaciones inexplicables y aceleraciones de la grabación, sin sentido alguno. Y eso sin contar las repeticiones de los escenarios.

Del productor al que le pone el Seagal a 100…, ya que no podría tener otra excusa para permitir que eses degenerados rodasen semejante mierda.

Con los dobles más ociosos del mundo…, ya que doblan al Seagal hasta cuando no hay acción.

Con el músico al que echaron a patadas Beowulf… Cuando empieza a sonar la música techno/chunga, el pavor empieza a recorrer tu cuerpo temiendo la patética escena de acción que se acerca.

Y los efectos especiales que sobraron del Ataque De Los Clones… La “pequeña” bomba lapa que vuela la estación de tren hasta los cimientos es digna de mención.

Como el Seagal siga así, caerá al nivel de nuestro adulado Christopher Lambert. Si te gusta el sado, pilla esta cinta.

Cosas para hacer en el videoclub al devolver la cinta:

Abrir la cinta y ponerle los rollos al revés para que no funcione, para hacerle un favor a la humanidad.