Me cago en la toda la raza Jesucristo (nuestro colaborador, no el hijo de Dios). Este sinvergüenza siempre tuerce el morro cuando decimos de ver una película subtitulada, y luego dice de ver esta bazofia subtitulada… que por supuesto, es obra de los desalmados de The Asylum, y por supuesto el lanzamiento ha sido menticulosamente calculado para gente como mi padre se equivoque al pillarla en el videoclub pensando que es “la buena”. Cierto es tambien que a estas alturas ya casi hay más fans de los mockbusters de Asylum que gente engañada, pero eso no quita de que esta película sea una puta mierda más aburrida que una cinta de porno inglés.

El argumento es nulo como podreis imaginar, aparecen zombies que nadie sabe lo que son menos Abraham Lincoln, junta una liga de los hombres extraordinarios a lo tercermundista, y se van a las ruinas de un fuerte de la guerra de la independencia a matar zombies y realizar misiones absurdas y sin objeto algunos… vamos gente corriendo de un lado para otro como pollos sin cabeza, que es a lo que nos tiene acostumbrados The Asylum. En el fuerte se encuentran a unos soldados de la Confederación que añaden un poco de discordia al asunto, y además, por cosas del azar, Abraham se encuentran a una antigua amante y a su hija en una casa aleatoria de un pueblo aleatorio… ¡Qué pequeño es el mundo hoyga!

Los actores no desmarcan de lo habitual en esta casa, unos perdedores que o no han hecho una película en su puta vida, o no han llegado a nada por razones obvias… habitualmente regidas porque su interpretación se basa en aquel estupendo truco de Joey de Friends que consistía en pensar en “dividir 232 entre 30” para meterse en el papel. Y bueno, el casting es genial, entre los “hombres de bien” del señor Lincoln hay UN NEGRO. ¡Claro que sí! En una época en la que eran esclavos y poco mejor que los perros, hay un negro que es una de las múltiples manos derechas de uno de los padres de la patria… pero bueno, qué les vamos a pedir a los de Asylum si ni siquiera se molestan en hacer que al menos salgan fuera de plano las lámparas eléctricas que cuelgan del techo en su mansión.

Ejecutando a gente “por la patria”

Al final de la película, en un desesperado intento por dejar buen sabor de boca, se marcan una escena en la que Lincoln conserva a su novia zombie durante años en busca de una cura para su zombificación, pero este es tan anormal que deja que le muerda… Con ello resulta que el asesinato de Lincoln era todo un montaje para liquidarlo antes de que se convirtiese en zombie.

Hay dos tipos de películas de The Asylum, con unas te lo puedes pasar hasta bien, y otras son un jodido tostón que no es disfrutable ni con 12 zorras… esta pertenece al segundo grupo, no la toquen ni con un palo. ¡ASÍ CESES DE EXISTIR DE UNA FORMA LENTA Y DOLOROSA Jesucristo! A mi no me vuelves a engañar para ver una de The Asylum. No voy a desperdiciar más tiempo comentando esta aberración porque sinceramente, no merece ni lo que llevo escrito ya.

IMDB – Metacritic – Filmaffinity