Misterio en la Isla de los Monstruos - Poster

Cuando te dicen que tienes que ver una mierdícula en la que sale Ana Obregón, ya sabes que no estás lidiando con cualquier tipo de mierda insignificante. Pero cuando además resulta que a nuestra bióloga favorita la dirige Juan Piquer Simón (Supersonic Man, Mil Gritos Tiene la Noche), el mierdagrama se sale de las gráficas. Y la cosa no termina aquí, porque, ingenuos nosotros, se trata de una producción española/estadounidense para todos los públicos… de esas para ver en familia y reírse todos juntos… NO.

No contentos con lo ya mentado, además decidieron tomar como referencia una obra de Julio Verne, que todavía estará en su tumba retorciéndose después de que violasen, humillasen, y vejasen a su obra de semejante forma. ¡Y además consiguieron engañar a Peter Cushing y a Terence Stamp para que participasen en este despropósito!

El título es bastante descriptivo, tanto que si se titulase “Misterio y Oro en la isla Volcánica de los Monstruos” ya podríamos ahorrarnos el verla… Pero eh, que no hay cualquier tipo de oro en el volcán, que el oro ya está fundido en lingotes de kilo de serie, no me pregunten el cómo ni el porqué. Con tal motivo, la isla está en subasta, y un tipo se deja una auténtica millonada pero no porque haya oro en la isla, se lo deja porque su hijo (que está prometido con la Obregón) quiere vivir una aventura para hacerse hombre antes de casarse con ella… que lo lleven a putas y que se dejen de payasadas de ir a islas llenas de mosquitos joder.

Pues además de comprar una isla, le montan una expedición para que “se haga hombre”, y aquí es donde empieza la mierda de verdad. Primero se encuentran a un chino escondido en el barco que dice “Pol favol llévenme a China”… Sí claro, ¿y qué más señor polizón? ¿un masaje en los pies? ¿un cuarto en primera clase? Pero esto no es nada comparado con el mayordomo que acompaña al chaval, y su jodido papel de bufón estúpido e inútil durante toda la película, que dispara la vergüenza ajenas hasta límites insospechados… que llegan a la puta isla y quiere buscar un jodido restaurante. Que, a todo esto, llegan llevados por la marea, porque el barco es invadido por hombres pez a lo Lovecraft (unos tipos embutidos en disfraces de goma con movilidad muy limitada) y el barco termina explotando (quédense con el “explotando”) y hundiéndose.

En la isla todo son aventuras: se hacen amigos de un mono (porque como dijo Homer “todo con monos es mejor”), también de un negrito indígena al que rescatan, se enfrentan a dinosaurios gigantes, hombres alga indestructibles, lagartos gigantes que escupen vapor, bandidos… Y se afincan en una cueva en la que se construyen un pequeño fuerte exterior mientras sueña una musiquilla cansina a lo Verano Azul… ¡Oh sí! ¡La Música! ¿Cómo olvidarme de ella? Ese puto atentado contra el pabellón auditivo que incita a arrancarse las orejas y cauterizar con un soplete de estaño para no volver a oír nada nunca. No me voy a detener a buscar el nombre del responsable, solamente sé que merece un tiro, con una escopeta, en la cara. Pero es que no se queda solo en la musiquilla, porque el mayordomo y el chimpancé mantienen una competición durante toda la película para ver cual de los 2 hace más monadas… y sí, gana el ser humano. Lo jodido es que los que son competentes, utilizan su esfuerzo para construir armas cono la “minicatapulta de cocos”, y (esta es mi favorita) la “gatling gun de plátanos”… Sí, una puta ametralladora de plátanos… a lo mejor matan a alguien… de una puta indigestión.


Tierra trágame, pero trágame ya

Pero esperen, que ahora viene el giro de guión que todos esperamos, porque finalmente llega el equipo de rescate a buscar a los protas y -OJO SPOILERS- resulta que todo era un montaje para darle al chaval la aventura que buscaba… ¿las armas? de fogueo, ¿los monstruos? de mentira, ¿la gente? todo actores, ¿las explosiones? el chino que es experto artificiero… Pero espera, espera, vamos a ver… ¿cómo mierda se supone que iban a sobrevivir a la explosión del barco? ¿y a ser arrastrados por las olas a la isla? ¿y a andar saltando por desfiladeros con lava por debajo? ¿y…? ¡Venga ya! ¡A tomar por culo joder! Han estado riéndose de mi en mi puta cara toda la película! ¿¡Qué puta mofa es esta!? ¿Y todo porque el chaval quería hacerse el machito antes de casarse? Que le organicen una puta despedida de soltero como a todo el mundo. -FIN SPOILERS- Eso sí, al final se enfrentan a los bandidos (que no son actores), en una patética batalla final sin organización, ni coreografía, ni nada.

Señor Piquer, debio quedar usted resarcido con respecto al mundo antes de dejarnos, no queda ninguna duda. Ojito al tráiler fanmade, que esta mierda tiene fans y todo. ¡Hasta la próxima!

IMDBFilmaffinity