Mortal Kombat 2: Aniquilación“Sín límites” dice el cartel… será por lo bajo, porque por lo demás no llega ni a mediocre. Aunque las taglines americanas le van más: “Destruye todas las expectativas”, “Nada volverá a ser lo mismo”… ¡Qué jodidamente acertadas mecagoenlaputa! Un servidor nunca volvió a ser el mismo después de ver todas sus expectativas destrozadas después de ver esto en el cine (sí, soy culpable de participar en el ciclo que le da dinero a los sinvergüenzas que hacen cosas como estas). Pero, ¿qué se le va a hacer? Yo era joven e ignorante, me dijeron que había otra película de Mortal Kombat, y fui, claro que fui.

Aquí la tenemos, tras muchos años apartada en “la nevera”, la inevitable cutrecuela que rápidamente siguió a la película de Christopher Lambert. Esta secuela gozó de un mayor presupuesto que la pionera, repitio director, pero en cambio tiene:

  • ► Peores actores (Lambert no repite)
  • ► Peor Guión
  • ► Peores efectos especiales
  • ► Peor escenografía
  • ► ¡Peor todo joder! ¡Peor todo!

¿En qué mierda se gastaron la pasta? Y no me digan que en drogas, porque si todo el staff estuviese puesto hasta las cejas, el resultado habría sido mejor. Deléitense con esta diarrea mental de los guionistas, estas líneas de diálogo ya son meme, leyenda, y patrimonio de la humanidad:

Pues esta película supuestamente empieza donde termina la anterior, y digo supuestamente porque no empieza donde termina la anterior, le hacen el apaño cutre para que así sea. El cielo se nubla y empiezan a caer un montón de masillas, y luego el malote y sus generales. A Raiden se le recoge el pelo automáticamente para pelear y empieza el delirio. Coreografía de auténtica mierda en las que meten con embudo los ataques especiales del videojuego, con efectos mucho menos especiales (¿dónde mierda está el presupuesto?, otra vez).  Los protas se ven obligados a escapar y se meten en unos túneles donde deben usar unas esferas para viajar “que se aprovechan de las corrientes de aire caliente del manto terrestre” para tal menester… cualquier temperatura mínimamente capaz de ello los carbonizaría al instante, pero a los guionistas les sudó el forro de los cojones y les sirvió de excusa para meter una escena de velocidad y música tecno. Ah claro, que esta se me escapaba, la banda sonora de esta segunda parte también es peor que la predecesora, y si a ello le sumamos que hoy en día suena vergonzosamente noventera ya es mortal de necesidad.

mk202

Test Yout Might! NOT!

A continuación viene la escena que todos estábamos esperando… ¡Scorpion VS Sub Zero! Pero no nos toquemos los genitales porque es solamente una ilusión, tras un minuto en pantalla, se terminó el asunto. ¿¡Por qué mierda a los dos personajes favoritos del público se los ignora tan vilmente!? Entiendo que los cazurros estos quisiesen meter a TODOS los personajes del juego con calzador, incluso los que son una mierda y no le interesan a nadie… que os den por culo, en serio. El resto de la película es eso, todos los personajes posibles peleando entre ellos, incluso tenemos una pelea de chicas en barro, que misteriosamente Sonya aparece con un top blanco seguramente limpiado con Kalia-Oxi-Action-Fatality-Edition. Y no tienen desperdicio estas peleas, con continuos errores de continuidad: melenas que aparecen sueltas y al cambiar de plano recogidas, atrezzos que al romperse relevan que dentro son de poliespán, lentes de contacto blancas que luego no las lleva el doble…  Todo ello glorificado con líneas de diálogo como la indicada arriba, efectos especiales hechos con un Commodore 64, evidentes señas de falta de presupuesto (la inexistente pelea con Sheeva).

Tras este popurrí, llegamos a la jodidamente gloriosa escena final, donde Kitana le pega a su madre, Jax resulta que pega más sin sus implantes biónicos de brazos, y donde seguramente habiéndose gastado todo el presupuesto en drogas, los anormales que rodaron esto deciden meter un “Animality”… Liu Kang se transforma en un dragon con evidentes carencias nutritivas, y Shao Kahn en un aborto de hidra. La calidad del CGI es tan jodidamente mala, que incluso en su día me parecio algo cutre. Mejor verlo para creerlo…

Secuela innecesaria, y uno más en la serie de insultos a los fans de los videojuegos en el cine que todavía perdura casi 20 años después. Seguimos esperando a una película BUENA sobre un videojuego, que historias buenas ya las hay, pero los mongólicos de Hollywood se empeñan en hacer truños como brazos y videoclips de hora y media… Sinceramente, ¡Que les jodan! Ya no tengo fe.

IMDBMetacritic (nunca había visto un 11 en MC) – Filmaffinity