Siguiendo el ¿consejo? de Gabi, finalmente nos hemos decidido tragar con una nueva teleproducción cancerígena. Por compararla con algo, lo haría con Drácula 3000, esta también va de vampiros y naves espaciales y tal… pero bueno, es difícil llegar al nivel de mierdosidad de esta última (aunque tampoco hay mucho trecho)… Una lástima que Jesucristo se haya perdido este dantesco espectáculo.

Estamos en el año 2210, y acompañamos a un grupo de cazavampiros espaciales (el peor trabajo del universo). Ahora sí, entiéndase por vampiro a cualquier especie no-humana que hay en el universo, porque vamos, aquí todos son vampiros, desde unos heavys caníbales hasta un gusano parlanchín (un calcetín) igualito que los de Slither, pasando por unos trogloditas que viven en cuevas. No lo que no alcanzo a entender, es cómo en el año 2210 todavía se usa el M16 estadounidense o una escopeta del montón… tiene más gracia cuando se le encasquilla el arma al capitán y dice “¡maldita tecnología!”, con razón es el peor trabajo del universo, porque ya debería haber cañones de iones destructores de mundos o algo así. Afortunadamente, el capitán muere después de eso, y queda “el nuevo” al mando de nave, un panoli del 15 que solamente habla del protocolo y lo que le enseñaron en la academia.

Media película se la pasarán discutiendo los tripulantes de la nave, pero nunca llegando al motín, y cuando no sepan por qué discutir, arremeten directamente contra la vampiresa que llevan a bordo, aunque sea de las buenas.

En la misión fatal en la que muere el capi, rescatan a una rubia que al final resulta ser una rollo Greenpeace, que dice que el ser humano esta colonizando planetas y acabando con las formas de vida autóctonas… hasta ahí bien, pero de ahí a defender a unas criaturas que utilizan a los de tu especie como “Happy Meals”… ¿¡Qué puta mierda me cuentas niña!? (Lo del Happy Meal, lo dice un vampiro en la película, al parecer McDonalds sigue dominando en el 2210)

A la tiparraca esta la dejan en una estación espacial, y atentos que tiene mucho delito, podeis verlo en el carrusel de fotos de debajo. Primero una imagen en Cutre3D(tm) de la estación espacial. Luego, una vez dentro vemos al típico tío calentando las manos en un barril en llamas (¿?), un pinball (¿?¿?¿? Pieza de coleccionista en el 2210, sin duda), y si nos fijamos algo en el escenario, pues esta compuesto de telas colgadas de la pared y unos andamios con luces de navidad enredadas (sí, es así de cutre). Cuando la estación es arrasada por los vampiros, vuelven y resulta que es de día (¿?), podemos ver claramente que el escenario es lo que parece la zona de descarga de camiones de un almacén llena de trastos, y de fondo se ve un bosque… increíble pero cierto.

Al final acaban siguiendo a la de Greenpeace a un planeta desértico en que se quedan sin nave de una forma ridícula y vagan por el desierto hasta que encuentran una tapa de alcantarilla que los lleva justo a la base de los malos (otro almacén)… No pienso comentar más, porque esta joya es digna de ver, aunque solo sea por descubrir el sexo tántrico vampírico o los diálogos patéticos, o el calcetín vampiro parlanchín, o la estación espacial mencionada, o… De regalo, os queda un vídeo a cámara lenta, fijaos en el cañón de la escopeta.

IMDB de la Película