¿Qué ocurre cuando se alinean los astros? ¿Cuando juntamos casualidad, desastre e incompetencia? ¿Qué ocurre cuando se juntan el hambre y las ganas de comer? Esta película viene a dar una respuesta a lo que puede pasar cuando se dan demasiadas casualidades, obviamente, en este caso las casualidades no son para bien… ¿Qué ocurriría si juntásemos a Tim Cox (sí, el director de Mamut y Larva), al canal Sci-Fi para poner el dinero, y a los búlgaros de Nu Image para hacer el resto? ¿Y qué ocurriría si además la gesta de esta gente tratase de rodar la trillogésima copia de Alien? Parece que tenemos Póker de ases, y así es.

Unos científicos estudian una piedra que procede del impacto de un meteorito y mediante la cual desarrollan una criatura casi indestructible. No me preguntéis como de una piedra verde lo consiguen… pero lo hacen. La criatura esta presa en una sala super-especial donde es casi inofensiva, en un laboratorio situado en el polo norte, al parecer, si la criatura entra en contacto con nuestra atmósfera, se volverá imparable. Ni que decir que la criatura es una mezcla cutre y descarada entre un Alien y Predator, en realidad, parece un Predalien tal cual. Como es de esperar en toda película de Alien el bicho se escapa, y como es de esperar en toda película de serie B, se debe a que hay un científico pirado que quiere poner a prueba su creación.

Y entonces entra en juego el típico escuadrón de operaciones especiales ascor… que desde que abren la boca, estas deseando que mueran de una forma cruel y despiadada. No falta el que viene con la foto de su mujer e hija, y el pardillo que quiere montar una granja cuando abandone el trabajo, eso supone pedir la muerte a gritos… Las escenas del viaje en helicóptero hacia la base supersecreta son la cosa en 3D más cutre que hemos visto en mucho tiempo, el Comanche 3 tenía unos gráficos mucho más realistas que esta mierda, hace ya 10 años. En cuanto llegan a la base secreta y se introducen dentro de ella, se acabó el presupuesto, a partir de aquí tocan pasillos, escaleras y tuberías, y en hacer películas en este tipo de escenarios, los de Nu Image son unos cracks… ¿qué tenemos pocos pasillos donde rodar? ¡No pasa nada! Repetimos el mismo pasillo pero con luz amarilla, roja o azul y ya está, que total no lo va a notar nadie…

En los pasillos se encuentran al doctor y a un superviviente, un informático que afirma que siempre hay un 4% de posibilidades de que se cumpla algo, no veas, la realidad universal es el número 4… Como es de esperar el malo se dedica a dar por culo durante toda la película, y el bicho no le ataca porque lleva su mismo ADN… pero las 999,999 crías de bicho que están en proceso de incubación sí lo hacen (Sí, al parecer estaban criando un ejército de 1 millón de esas cosas). Durante la película se mascan una serie de conspiraciones que la verdad, podían haberselas metido por el orto, ni con una docena de zorras conseguirían que prestase atención a lo que dicen… eso sí, todas esas conspiraciones sirven para que al final aparezca por allí, como si tal cosa, el teniente-general-loquesea que mando al escuadrón ascor a ese tugurio.

La escena cumbre e hilarante de esta mierda se da cuando 2 soldaditos se encuentran una sala con una jaula de rejilla cutre y dicen «ah, esto es como meter un cacho de carne dentro de una jaula y soltar a un perro hambriento, se vuelve loco y es más fácil cazarlo»… este leproso mental no se da cuenta de que lo fácil será que el bicho casi-indestructible los cace a ellos con esa mierda de plan.

Cine ascor apto para los fans de Alien que no tienen suficiente con las 800 copias de Alien que ya hay, y además están dispuestos a sufrir una vez más.

IMDB de la Película