Pues si señores, las criaturas estan que tiran la casa por la ventana. Y para mas INRI se supone que esta es la segunda parte de mandibulas, una película que aunque no fuese un exitazo taquillero, se dejaba querer por el publico mezclando el terror de un cocodrilo de grandes dimensiones matando a todo ser viviente, con cierto humor acido por el cual siempre se escapaba alguna que otra sonrisa…

…pero es que permitirse el lujo de filmar esta segunda parte con tal nivel de cutredad, es para abrir las puertas del infierno y enviar a patadas karatekas a toda persona que estuviese inmiscuida en tal proyecto. Es inhumano, es imposible que esto lo haga un grupo de profesionales o minimamente cualificados. Me imagino la situación y no encuentro un atisbo de coherencia para saber como es posible, a no ser que lo filmasen cuatro colegitas en su granja de ohio con la ayuda de un spectrum +3.

Si visteis mandibulas os acordareis de aquella adorable anciana que alimentaba con vacas al enorme reptil, y que después de que los protagonistas lo cazasen se ve como la misma ancianita alimenta a las crias del mismo. No recuerdo la cantidad exacta de crias pero en esta puta mierda aparecen 4 grandes cocodrilos que se dedican a matar a destajo por donde pasan. Como siempre veremos al sheriff, la investigadora, el cazarecompensas y su exclavo y demas personajes dignos de un libro escrito por Tamara y Paco porras, que se dedicaran a perseguir a los reptiles matandolos uno por uno de las formas mas vergonzosas y ridiculas que os podais imaginar. Os puedo asegurar que este es el resumen de la película, ya que las situaciones que van apareciendo minuto tras minuto son para rellenar y poco mas.

Podria hablar de personajes, situaciones, etc.. pero es que son tantas y tan diversas que mi consejo personal (quizas para vuestra sorpresa) es que veais la película porque se os quedara una cara de no entender como es posible tal aberración, que aun estoy pensando en añadir una seccion a la pagina llamada “las caras de la verdad”, en la cual podreis enviarme vuestras fotos con las caras del momento. Ahora en serio, si veis el cocodrilo, es que no hay palabras para definir esa sensación de asquerosidad y vergüenza ajena que aparece cada vez que muestra su hocico por la pantalla; es el ejemplo claro de no meterse en berenjenales informaticos para crear una bestia con fines cinematograficos, sin tener ni puta idea de encender un ordenador. Y para mejorar la cosa meten a unos paletos que no interpretaron un papel en su puta vida o que a lo mejor la unica vez que lo hicieron fue en su epoca de colegiales disfrazados de arbol y sin mediar palabra, porque lógicamente los arboles no hablan, pero estos putos gilipollas son capaces de sacar un as de la manga y decir que los arboles si hablan o yo que se. Es que son todos unos completos idiotas sin remedio, y ya no hablemos de ese humor, de ese sarcasmo incomprensible que no tiene nada que ver con la situación en la que estan; con esa poca sensibilidad, que aunque muera su padre, segundos después estan con bromas o sonrisitas estupidas que dan ganas de romperle las piernas o mandar un tiburón de plastico para que se las coman.

Eso si, voy a hacer una excepción con una escena que nos impacto en demasia. El cazarecompensas y su exclavo vienen en un hidroavión, que increíblemente se nota a leguas que esta digitalizado, pues hasta ese punto son tan vilmente cutres que segundos después enfocan de lejos el pequeño puerto donde estaba atracado el hidroavión, y para sorpresa nuestra no aparece. Diossssssssssssssssssssssssssssss

Tendre muy en cuenta al Sr. David Flores, que es el director (terrorista diria yo) de este documental sobre como no se ha de hacer una película, paso a paso. Por lo demas vuelvo a reiterar mi consejo de que consigáis esta mierda en cualquier videoclub y degusteis el placer de descubrir un nuevo mundo de diarreas mentales sin sentido.

Un saludo

Ficha IMDB de la Película

P.D. No me responsabilizo de las secuelas de postvisualizacion y aprovecho para mandar un recado al canal SCIFI, que se esta pasando un rato largo con tanto atentado visual.