Comentando la existencia de este bodrio se presentaba Seamus en esta nuestra web. A pesar de no habernos olvidado de ella en ningún momento, hemos tardado mucho en verla desde entonces, pero ni en nuestros peores sueños imaginabamos que esta película fuese han jodidamente mala… lleva a cuestionar si realmente los responsables de este atentado contra la humanidad y la inteligencia realmente se esmeraron en hacerla así de mal. Con un flamante 1,9 en IMDB, esta es sin duda, una de las peores que hemos visto en el presente año.

El concepto es la mayor gilipollez de la historia de la humanidad… el polo norte se derrite, con la consecuente subida del nivel del mar amenazando a la humanidad. Estudios científicos aseguran que es cosa de una falla que se encuentra debajo del polo y que esta expulsando magma y derritiendolo… por lo que la solución más lógica es montar una super-base-laboratorio-secreto-submarino desde el que pretenden lanzar docenas de misiles nucleares para cerrar la falla… genial, no moriremos por la subida de los mares, pero moriremos a causa del calentamiento global a escala infernal y la lluvia ácida que serán provocadas por la desmesurada cantidad de radiaciones que emitirán las explosiones nucleares. El problema es que el polo no se derrite a causa de ninguna falla, es por causa de unas anguilas eléctricas gigantes alienígenas del espacio exterior que estan realizando unas construcciones debajo del polo para una especie extraterrestre a la que al parecer le pertenece nuestro planeta. Desde luego el guionista ha tenido que quedar calvo, porque hay que esforzarse y mucho para idear semejante subnormalidad profunda.

Como imaginareis la “originalidad” se acaba aquí, los personajes ya son los de siempre, la científica buena, el “bueno” que se la va a cepillar, el científico malo que solamente esta ahí para dar por culo durante toda la película y los que van de relleno para morir. Y para más inri, las anguilas no “matan” directamente, sencillamente electrocutan a la base submarina y los de adentro se convierten en churrasco calentito… Pero claro, cuando les pasa lo propio a los buenos no mueren, porque la científica descifra el lenguaje de las anguilas y se convierte en su amiga… Y para no perdernos durante toda la película, cada vez que cambian de localización, estampan un letrero a pantalla negra con un tono sonoro de tensión… Vamos a ver, en toda la película, los personajes siempre están en el mismo sitio, no es necesario que cada vez que cambian de la base submarina a la sede de las Naciones Unidas nos vuelvan a poner el letrero. Hacia el final de la película, los letreros ya causan estupor absoluto… “Sala de máuinas de la base submarina”, “Cuarto de baño de la base submarina”… ¡JODER OSTIA PUTA YA! ¡NO NOS IMPORTA!

Paso de comentar nada más de esta mugre, salvo la mejor frase que hemos oido nunca para proponer folleteo: “¿Podríamos hacer algo un poco más… apocalíptico? ¿No?”