Aquello que parecía zanjado con Mortal Zombie (by Brian Yuzna), vuelve 12 años después de la mano de unos desconocidos, la que podría ser conocida también como “El retorno del retorno del retorno del retorno del retorno de los zombies enlatados”. Y como el título sugiere, ya os podeis imaginar el percal que nos espera, nunca mueren suficientes adolescentes promiscuos :mrgreen:

En la saga Return of the Living Dead, el ejército (como no), traficaba con unos barriles que contenían zombies enlatados, los cuales se tiraban unos pedos infernales dentro de los barriles que eran usados para zombificar a la peña. Ahora el gobierno por fin esta intentando recuperar los barriles y terminar ya con la puta epidemia, justo en el momento en que uno de los supervivientes de la anterior catástrofe pretende traficar con ellos. Pero el pequeño desastre que se produce aquí no es nada con las subnormalidades que puede llegar a perpetrar un grupo de adolescentes con ganas de fiesta y cierto retraso mental profundo.

Un chaval encuentra la habitación secreta de su tío (el traficante) y dentro halla 2 barriles que contiene el símbolo de peligro biológico… y claro, lo mejor antes de dárselos a los dos agentes de la Interpol que los buscan, es llevarselo a su colega yonki/químico a ver de qué es el compuesto. Y sin ni siquiera saber qué es exactamente el barril y sin haberse asegurado si es malo para la salud deciden hacer pastis con el gas que emana el barril. Y para más inri, las pastis llegan justo a tiempo para la megafiesta/rave que van a hacer en Halloween, menudo espectáculo dantesco nos espera…

Ya os podeis imaginar exactamente como va a ser el percal: “-Buah tío, ¡qué disfraz más bueno!” “-Cerebro” “-Eh tío ¡qué haces! ¡NO! ¡BLEARGHHH!” Escena memorables como en la que le cortan la cabeza a un zombie de un guitarrazo, o a las tías a las que “les comen las tetas”, o cuando les encargan a los dos superfumados que lleven en el asiento de atrás a 2 zombies al hospital, o cuando escapa el zombie que estaba encerrado en el barril famoso y se pone a hacer autostop para llegar a la rave de Halloween… en lo que es sin duda el regreso de una mítica saga “ascor” en forma de mierda contemporánea. Se echa de menos al señor Brian Yuzna y su obsesión con las orgías y depravaciones sexuales, ya que, con él, las escenas de las fiestas universitarias serían un puto degenere (más todavía).

Y como era de esperar, con el presupuesto nulo que tiene esta cinta, de golpe y porrazo llega un helicóptero, tira un misilazo en medio de la rave y a tomar por culo los estudiantes sanos, los infectados, la fiesta y la película… y con dicho misil dan los problemas por solucionados y FIN… casi casi llega a los nivel del final apoteósico de Drácula 3000. Sin más, os dejo con el IMDB de esta bazofia y una recopilación de escenas míticas.