Después de una semanita de descanso, que ha sido realmente necesaria para recuperarnos de Transmorphers, nos hemos reunido una vez más para deleitarnos con las atrocidades de la serie Z. Aunque no tuvimos el valor de ver Alien Vs Hunter, perpetrada por los mismo hijos de puta que la de los Transmorfos, sí nos hemos deleitado con una de las últimas de Roger Corman. Este hombre hace bien, y ahora solamente se dedica a producir.

Pues el nombre de la película es bastante explícito… Dino+Croc, Dinococodrilo, cocodrilo dinosáurico… que nada tiene que ver con Supercroc, La Criatura del Pantano y muchas otras. Obviamente el argumento sí es lo de siempre… Un laboratorio de investigación genética, donde presumiblemente son subnormales profundos, se dedica a investigar unas hormonas de crecimiento prehistóricas, con la finalidad de crear vacas que crezcan en unas pocas semanas. Pero claro, para experimentar con dichas hormonas, no se les ocurre otra cosa que probarlas en cocodrilos, no podían ser ardillas o inofensivos conejillos… ¡Putos Cocodrilos! Para que se escapen y nos carbonicen el cerebero con bichos hechos en 3D con un 286.

Pues como es de esperar, el bicho crece de más y aun por encima, la hormona lo vuelve superviolento, y para más inri se escapa. Y se forma el comité anti cocodrilos, formado por el doctor viejuno, el Cocodrilo Dundee de pacotilla, el prota y su “más que amiga” de la infancia. Los muy inútiles no consiguen hacer nada más que empeorar las cosas, hasta que, al final, intentan matar al cocodrilo/raptor encerrándolo en un túnel y haciendole un campanote de humo de coche a lo basto… plan que obviamente sale mal y al final lo matan como matan los niños a las lagartijas, poniéndolas en la vía del tren.

El pin al “subnormal del mes” se lo lleva el hermanito pequeño del protagonista, que no se le ocurre otra cosa que ir a buscar a su perro cojo a un pantano a eso de las 2 de la madrugada… desde luego, la muerte super cruentísima que sufre es más que merecida, por anormal. Y los “inútiles del mes” van para los dos protas, que son incapaces de alcanzar y coger a un perro cojo. Por lo demás, Roger Corman no decepciona, una experiencia ascor para toda la familia sin mayores complicaciones. Mientras tanto, estaremos expectantes ante el anuncio de que Roger Corman financia la versión 2008 de La Carrera de la Muerte del Año 2000, protagonizada por Jason Statham.

IMDB de la Película