Si en algo somos los putos amos, es en encontrar mierda más allá de la mierda. Aunque esta vez hemos de reconocer que ha sido gracias a Blogcaspa, que nos ha revelado la existencia de este bodrio que deja a Los Hechiceros del Reino Perdido a la altura de El Padrino no, pero a la de Requiem por un Sueño sí. ¿En qué argumentos me baso para hacer tal afirmación? Pues basta con mentar que esta película tiene nada menos que 7 directores y 8 guionistas… y no, no fueron abandonando el proyecto sucesivamente.

Nuestro prota es Paul, un yuppie de los 80 que además es un frikazo de la ostia. Tiene un superordenador (llamado Cal), construido por el mismo, que le acompaña a todas partes en sus gafas (riete ahora, Bluetooth) y es capaz de hackear cualquier cosa habida y por haber, incluidos los cajeros automáticos. Como es de esperar en una peli de los 80, el puto ordenador habla, y no calla ni debajo del agua. Como coprotagonista esta la novia del chaval este, la cual le tiene celos al ordenador… en fin…

Pero no todo es paz y armonía, y así porque sí, el diablo en persona (perpetrado por un ya decadente Richard Moll) secuestra a la novia de Paul… y a él también. ¿El motivo? Pues porque se aburre, y ya puestos Paul deberá superar 7 pruebas (mira tú de dónde vienen los 7 directores) para recuperar a su novia. Eso sí, no sin antes embutir a Paul en un ridículo disfraz semi-galáctico, implantarle al puto ordenador en una muñequera y bautizar a Paul como “Excalibrator” (jajajajjajaja). Pues sí, lo de los 7 directores así a botepronto tampoco se sabe si es bueno o malo, pero el resultado final es un fiasco… imaginad el típico juego de que cada uno escribe una frase y al final las juntamos todas y hacemos una historia que es puta mierda y que no tiene ni pies ni cabeza… pues así tal cual es esta cinta.

El primer segmento esta dirigido y escrito por David Allen, responsable de Q, La Serpiente Voladora, o de La Saga Puppetmaster. En este segmento, excalibrator correrá detrás de unos enanos que le han robado la muñequera, y el muy paquete no es capaz de alcanzarlos. En el proceso despierta a un gigante de piedra que dispara rayos. El ordenador de muñeca es capaz de disparar rayos, así porque sí, con lo que el gigante explota…

La segunda prueba es responsabilidad de John Buechler, todo un artista al que se le atribuyen obras tales como Carnosaurio o Troll. Unos zombies acechan a excalibrator, pero también los funde con rayos láser. Entonces aparece en escena un diablillo, bueno, un bicho de goma rancio y tetraplégico que además tiene una mueca muy extraña al hablar. El diablillo invoca al futuro zombie de Paul y nuestro héroe lo destruye con solo mirarlo con cara de póker, ¿¡Qué cojones…!?

Después viene la parte del heavy metal, con nada menos que los WASP en concierto. Los WASP tienen muy mala leche y para dar espectáculo tienen la itención de empalar a la novia de excalibrator dentro de una doncella de hierro… pero no pasa nada, pulsando 4 teclas en la muñequera arreglalotodo, ésta emite unos ultrasonidos que desintegran a los WASP… prueba superada.

Tras la desventura metalera, ahora toca una cueva de hielo, como en todo videojuego clásico, tiene que haber una pantalla de hielo. En esta cueva estan todos los villanos de la historia, desde Gengis Khan, hasta Jack el destripador… pero también esta Einstein… ¿quién es el incompetente que reparte los billetes de ida al infierno? El aburrido diablo caliente la cueva para que se descongelen todos los villanos, y así es. Y tras una horrorosa coreografía de la pelea contra Genghis, Excalibrator coge una piedra que tenia Einstein en la mano, la tira y asunto resuelto.

En la siguiente prueba, Paul es arrestado por la poli como sospechoso de asesinato y debe actuar antes de que el verdadero asesino mate a su novia. Cómo no, el ordenador para todo soluciona la papelete de escapar de los polis a base de rayos láser, y con una carrerita llega a tiempo de salvar a su novia del asesino. Después de esto, toca una cueva rara, de la que el ordenador advierte que existe “actividad termonuclear”. Dichas radiaciones provocan que finalmente, los láseres no lo arreglen todo, pero terminan haciendolo igual, el láser rebota hasta que mata al diablillo de la cueva.

Al último director le gustaban las pelis post-apocalíticas, así que ni corto ni perezoso, apañó unos coches de cartón piedra cutrísimos y con una explosión final que podreis ver en el vídeo de abajo.

Como Paul y su novia fracasan en la última prueba, Paul se pica y le pone las cosas claritas al demonio, desafiandolo a un combate cuerpo a cuerpo, sin magia ni mierdas. El diablo termina accediendo a tal menester, y la pelea se resuelve en cuestión de segundos, con el diablo cayendo hacia los abismos del infierno… ¿el diablo puede morir en sus propios dominios? Pues vaya mierda.

Esta cinta es toda una odisea Ascor: espada y cutrería, superordenadores que hablan, bichos por stop motion, bichos de goma, zombies, vehículos de peli post-apocalíptica, defectos especiales gratuitos, colaboración de banda de rock hortera incluida… vamos, que no le falta casi nada.

IMDB de la Película