No, no confundir con la película de animación que se estrenó el pasado año, o la peli de videoclub que también fue a parar hace un par de años a los videoclubs. Como en todas las ocasiones especiales, en nuestra sesión doble, además de ver una peli nueva (que en esta ocasión ha sido La maldición de El Charro, ya comentada al detalle por Salfuman hace tiempo en su V.O.), también hacemos “revival” de las pelis ascor más míticas con las que nos hemos cruzado. Esta vez le ha tocado a nuestro idolatrado Christopher Lambert y su particular versión del poema épico inglés Beowulf (algo así como el Cid, pero que toma té a las 4 de la tarde).
Poema que ha sido brutalmente violado y vejado por el guionista y director de esta aberración, que poco o nada tiene que ver con la obra original. Existe un castillo, en el que digamos que su gente esta en cuarentena, ya que están siendo diezmados poco a poco por una bestia que caza a los habitantes durante la noche. ¿Por qué no se van del puto castillo? Pues porque están completamente rodeados por un ejército de bárbaros que no tienen nada mejor que hacer que pasarse semanas esperando alrededor del castillo sin motivo aparente. El comienzo ya es chungo, con unos ávidos guerreros que parecen sacados de una película de marines espaciales armados con unos cortadores de pizza motorizados dispuesto a enfrentarse (sin éxito, obviamente) a la bestia.

Es entonces cuando se escapa una chica del castillo saltando muro abajo, y sin partirse las piernas en el intento. La chica es capturada por los bárbaros/fanáticos, cuya mayor diversión consiste en darle una paliza a todos los que escapan del castillo para luego ejecutarlos en una guillotina muy particular, que es una navaja de afeitar enorme con la que parten por la mitad a los desgraciados que escapan del castillo… pero en ese preciso momento, aparece nuestro héroe, ¡es Christopher Lambert! ¡y con el pelo decolorado! ¡amenazando a los bárbaros con su mirada semi-estrábica perdida en la infinidad! Todo chulo el, le dice a la muchedumbre de bárbaros (que parecen sacados de una película post-apocalíptica) que suelten a la chica. Como imaginareis, se arma el Belén. El cómo consigue sobrevivir a los 40 tipos contra él, no lo sabemos, pero lo que si vemos es lo que nos depara la película: Beowulf es una ferretería con patas en toda regla que tiene armas escondidas hasta en el orto (y su espada tiene freno de mano), le encanta dar volteretas (he contabilizado unas 40 y pico en toda la película), y lo más importante… la música de las escenas de acción ES UNA PUTA ABERRACIÓN, música techno chunda-chunda con el tempo chutado y aún encima música barata… a la lista de ejecuciones habría que añadir al técnico de montaje además del director y el guionista.

Los bárbaros desisten y dejan que se lleve a la chica, que le cuenta a Christopher lo que pasa en el castillo. Cuando la chica descubre que se dirigen de vuelta hacia el fuerte, entra en pánico y se vuelve corriendo junto a los bárbaros, que la ejecutan ipso facto de un hachazo… “…y hubo gran regocijo”. Pero vamos a ver, tanta mierda con la chica, la pelea de 5 minutos con una música que es todo un atentado contra el pabellón auditivo y toda la parafernalia… ¿para que me desmonten todo lo que llevo visto de película en 5 segundos? En fin… Total, que entra al castillo y le ponen al día con el percal que se traen entre murallas. Es que después de esta escena, yo no alcanzo a comprender cómo pudo aguantar nuestro ascormaster Pr3d4t0r dentro del cine sin levantarse e irse (sí, fue a verla al cine en su momento… jajajajjajaja). Atentos al listín de personajes, que trae cola:

  • El rey: Un putero en toda regla, su mujer se suicidó de tan grandes que tenía los cuernos. Ojo spoiler, es el padre de la bestia, menudos giros de guión, no veas, al parecer esto es de lo poco que tiene que ver esta aberración filmíca con el poema original.

  • La hija del rey: Esta empeñada en unirse a las peleas contra la bestia, pero no le dejan, ya que su único cometido en la película es llevar unos escotes tan grandes como el arco iris. Unos escotes un poco más grandes, y ya casi se le ve el bigote. Obviamente, su aportación secundaria a la película, es cepillarse al prota.
  • El guaperas chulopiscina: Perpetrado por un actor pésimo, es el héroe del castillo, con un liderazgo nulo. Su mejor plan de motivación para los pocos soldados que quedan en castillo es darles palizas durante los entrenamientos. Como imaginareis se cela de Beowulf hasta límites insospechados y además estaba profundamente enamorado de la escotes. La escena de extremo dramatismo en que él confiesa su amor a ella, se ve completamente eclipsada por lo jodidamente malos que son ambos actores.
  • Los maestros de armas: Como ávidamente apunto Jesucristo durante la proyección, si en la edad media baja el ver a una persona de color era la ostia (y lo más seguro que lo quemasen por demonio o algo), tener 2 en el mismo castillo es ya la repolla. Como imaginareis, en toda comedia americana no puede faltar un negrito coñón.
  • La bestia: Un notas embutido en un traje cutre. Bueno, lo de cutre lo deduzco, ya que el bicho esta perpetuamente eclipsado por unos efectos especiales rancios de distorsión hechos con un Commodore 64 y por una nubecilla oscura… la única razón aparente por la que se habrían de aplicar unos efectos especiales tan traperos al bicho es que el disfraz fuese cutre de cojones.
  • La Calientapollas: Una rubia que aparece constantemente durante la película echándole la mano al paquete del personal. Al final resulta que es la madre de la bestia y amante del rey.

La película es una sucesión de desgraciadas desdichas dentro del castillo, generalmente provocadas por lo inútiles que son todos los protagonistas, y que finalmente, por aburrimiento del guionista o falta de presupuesto, desembocan en la pelea definitiva con el bicho y la calientapollas. Mítica es la escena en la que para mayor seguridad de mujeres y niños deciden encerrarlos en la capilla ya que allí no podrá entrar la bestia… pues bien, como imaginareis dado el nivel de estupidez de la película, la bestia ya estaba dentro, montando una casquería de categoría. Jajaja, tardaré en olvidar la cara de incredulidad que se le quedó a algunos de los asistentes que NO habían visto esta joya previamente.

Esta cinta es de esas en las que aprendes muchas cosas:

  • En la edad media había gas ciudad.
  • En la edad media había hornos crematorios.
  • Hay armas tremendamente efectivas que jamás llegaron a ser explotadas. Como las espadas con freno de mano, los cortadores de pizza gigantes o las espadas-motosierra.
  • En la edad media había gafas graduadas.
  • En la edad media no era raro ver personas de color en inglaterra.
  • En la edad media había megafonía en los castillos.
  • En la edad media había bolsas de plástico con cremallera para los cadáveres.
  • En la edad media había cubiertos y platos de aluminio.
  • En la edad media había telescopios con visión nocturna incorporada.
  • La mejor forma de purgar el alma de la gente es partirla a la mitad con una navaja de afeitar enorme.
  • La combustión del carbón es bastante menos contaminante que la de los cadáveres.
  • Las palizas son una excelente forma para levantar la moral de tus esbirros
  • Christopher Lambert “no es como los demás hombres”.
  • Un castillo de piedra arde mejor que una chabola

Sinceramente, si no habeis visto esta película, no habeis vivido. Con Christopher Lambert a la cabeza y todo tipo de aberraciones anacrónicas y pajas mentales varias de guionista y director, es sin duda una cita ascor obligatoria.

Enlaces de interés: