…y ahí estaba yo, todo contento dispuesto a amenizar la tarde del Domingo con un par de risas con la peli rancia de turno en Cuatro. Pero no, a pesar de saber a lo que iba, me siento engañado, ultrajado… se han reido en mi puta cara, me siento estafado a pesar de no haber pagado ni un puto duro ¿A quién le tengo reclamar la hora y media de vida que he perdido para siempre? ¿Por qué los hijosdeputa de Cuatro, aun por encima han ganado dinero con ello gracias a la publicidad?
Es posible que incluso alguno de vosotros, que inocentemente me hizo caso cuando avisé de que esta cinta iba a ser emitida, os sintais timados por mi persona, y no os culpo de ello, me siento tan timado como vosotros. Todo en esta película es jodidamente abismal, interpretación, guión, medios, efectos especiales… espera, ¿¡qué efectos especiales!? Los abortos de calamar que rodaron esta mierda ni siquiera tenían dinero para hacerlo, es más, yo creo que la gente que los hospedó mientras rodaban en la selva, les pagó para que se fuesen.

Una peli del “eslabón perdido” simios superinteligentes y superdepredadores, monos asesinos… en esta puta mierda no se ve ni un solo mono, ni siquiera se han dejado 20 euros en los efectos especiales ultracutres que tan de moda estan hoy en día en el cine ascor. Nos deleitan con unas cámaras en primera persona con un filtro amarillo y eso es todo lo que tenemos de los monos, nada más. Por haber, no hay ni muertes creativas, ni ningún detalle gracioso.

Vamos, ya os imaginais de qué iba la basura esta, adolescentes tiene que haber, como no… bueno, en verdad son unos cuarentones que se hacen pasar por estudiantes de 20 años de antropología, psicología y demás. Se dirigen en una excursión a una selva que esta a tomar por culo (yo también quiero excursiones así en mi carrera), y al final van a parar a manos de un zumbado que ha encontrado una nueva especie de simios que suponen el eslabón perdido. La intención de este hijo de puta (porque en la película es un hijo de puta de cuidado), es utilizar a los chavales como cebo para atrapar uno de estos bichos, y para llevar a cabo este malévolo plan, cuenta con la ayuda de una chinita con muy mala ostia y un AK-47. Maldito inepto, con eso no caza ni lagartijas.

Afortunadamente, los chavales no son tan tontos del orto como suelen ser en este tipo de películas, y ya desde el principio le ponen las pilas al doctor chiflado y le destripan todo el pastel continuamente. A pesar de ello, nos deleitan con unas líneas de impresión:
“-Vamos, di algo como psicóloga. -(Silencio) No sé.”
“-¿Siempre tienes que ser un capullo? -Sí.”
“Ahh! Me has disparado joder, ¿por qué me has disparado? Argg, duele joder”
Y cuando pensabas que eran mediamente listos, se vuelven gilipollas de remate y le siguen haciendo caso al hijodeputa del doctor, que dicho sea de paso, parecía Fidel Castro tal cual.

La única escena medianamente divertida, ha sido cuando tienen las tiendas de campaña montadas y están siendo acechados por los simios desde los árboles. A los simios no se les ocurre otra cosa que mearles por encima de todo el campamento… y no veas qué meadas kilómetricas… y los panolis de los chavales pensando que llovía.

Pero la guinda absoluta de la película la pone el final, cuando ya te estas cagando hasta en tu propia existencia, matan a los dos chavales que quedan y se acaba la película de repente, ni “FIN” ni pollas, te cascan los créditos y listo. Es el ejemplo más claro y conciso de el tópico de que algunas películas Ascor terminan abruptamente porque se les terminó el presupuesto antes de tiempo. Me puedo imaginar perfectamente el diálogo… “-Jefe, nos hemos quedado sin dinero.” “-Pues para de grabar, nos vamos.” “-Pero, ¿cómo nos vamos a ir? La película no está completa.” “-He dicho que nos vamos, recoged.”

No tengo más que añadir, si la habeis visto, teneis mis más sinceras condolencias. IMDB ¿3,2? ¡Un -3,2 es lo que le hacía falta, joder!