Esto ha superado con creces a todo lo anterior, ayer noche, demostré que puede haber cosas bastante peores de las que ya habíamos presenciado. Este grupo de “valientes” estuvo expuesto a un nuevo nivel, muchas cosas han cambiado.

El título parece decir mucho, pero ni hay bárbaras, ni hay ninfas… lo que sí hay son unas “cosas” pretenden pasar por dinosaurios, y lo cierto es que si nos vinos sumidos en un infierno presenciando esta película…

Algunos querrán defender esta película “porque es de Troma, pero me van a disculpar, porque este pedazo de mierda infecta es demasiado mala, incluso para Troma Studios. Es más, viendo el filme se aprecia que incluso a los productores de Troma les pareció mala la idea, porque vamos, les debieron dar mil duros y prestárles la cámara para rodarla.

Y es que es díficil encontrar por donde empezar… Después de los créditos del principio, con unas letras cutres cutres y una música que deja bastante que desear, le sigue una impactante intro donde la protagonista explica de qué va el rollo (menos mal, y decían que Matrix era complicada…), que por cierto, en esta intro ya figuran el 70% de los diálogos del guión. El resto… es para satirizar y posteriormente olvidar, ya será un mal recuerdo que quede en nuestras vidas.

En esta patochada de dimensiones colosales, los diálogos brillan por su ausencia, y como no podían torturar al espectador con diálogos patéticos, nos deleitan con una banda sonora atroz, todo un atentado contra el pabellón auditivo. No cabe duda de que han aprovechado al máximo el organillo Casio que tenían para la ocasión, explorando TODAS y cada una de las notas que puede dar el cacharro, desde la mas grave a la más aguda. Si aporreasen las teclas sin sentido, quedaría más adecuado para la ocasión… Cuando la música para, aunque solo sea temporalmente, uno agradece que no le sigan carbonizando el cerebro.

Y bueno, ¿que de qué va la peli?… pues la tipa esta se pasa la peli entera corriendo y escapando de un montón de zulús, retrasados (véase foto) y tíos con máscaras de carnaval que la quieren violar… simple y llanamente. Y encuentra a un guaperas que se pasa buscándola toda la peli.

Pero claro, tenemos una colección de monstruos de plastilina y cartón/piedra sorprendentes, si, sorpendentes… de una cutrez y un patetismo realmente espeluznante… desde luego la mente enferma y drogada que dio por buenas las escenas de los montruos… debería ser encerrada en algún sitio donde nadie la encuentre por el bien de toda la humanidad.

Y cuando no hay monstruos, hay peleas, con una coreografía inexistente, parece como si hubiesen emborrachado hasta el culo a ambos actores y luego les dijesen… “Venga! haced que peleáis!”, y se pasan peleando 5 minutos…

Lo siento, pero esta gente me ha dejado de hablar, después de increparme y acordarse de toda mi familia, viva o muerta. No conozco palabras con las que pueda describir lo que se ve en esta cinta… y posiblemente no las haya, piensen en el peor de los adjetivos que puedan imaginar… aún así, estarán lejos de describirla.

Troma Wins.

IMDB de la película, supongo que alguien más estara de acuerdo conmigo en que le falta el signo “-” delante de la nota.