¡Qué maravilla! Los del Sci-Fi Channel no paran. No solo producen películas sin parar con un presupuesto ínfimo, sino que no escatiman en meter efectos especiales tercermundistas en ellas (dentro del presupuesto citado claro).

De esta forma nos llega esta nueva oda a la cutrería, esta vez de arañas… que menos mal, ya estaba bien de cocodrilos y tiburones, joder. Eso sí, esta vez rompen moldes en cuanto a “defectos” especiales, las arañas son de lo peorcito que han visto los efectos especiales en 3D para cine. Son tan cutres que parece que no lleven textura (o “gráfico” por así decirlo) en su superficie, por lo que parece que son de un color plano sumamente cutre. No se queda ahí, ya que hay 4 o 5 arañas durante toda la peli, que son el mismo modelo pero de distinto color… vamos, como en los videojuegos de los 80, que te cambiaban un bicho de color y ya pasaba por otro. Un poco menos de presupuesto y nos enseñan las arañas en vista wireframe.

Esta vez nos vamos a las montañas, nada de islas inaccesibles, pero bueno, que estas montañas tampoco hay cobertura y es sumamente difícil coger un coche y salir cagando virutas. Una pandilla de estudiantes (¿y qué iban a ser? ¿unos viejos del imserso?), van de excursión a las montañas a esquiar (Y no, van a esquiar de verdad, no a hacer sus promiscuidades, malpensados). Justo al lado de la estación de esquí, hay un laboratorio “supersecreto” del gobierno en el que hacen experimentos clasificados también supersecretos, pero bueno, que lo de los experimentos militares lo saben en la estación, y hasta les recogen el correo ordinario a los científicos del laboratorio… ¿¡Qué mierda de secretismo es ese!? A todo esto, los de Sci-Fi entienden por “laboratorio militar” un aula de química con imágenes de arañas por fondo de escritorio en los ordenadores.

Y como imaginareis se lia parda, se sueltan las arañas y empieza la carnicería. Ciertamente, un tema que me sorprende de estas películas, es el apetito voraz que tienen todos los bichejos. Los animales cazan para comer, pero en todas estas ocasiones se pegan unas panzadas que pa qué… el día que haga yo una película, el bicho terminará explotando de tanto comer, os lo prometo. Volviendo al insulso argumento de la peli, la gente se refugia en el hotel, mientras otros intentan hacerse los héroes escapando en un bus, y el prota y la doctora sabelotodo intentan detener a las arañas con métodos poco convencionales (a lo Equipo A, vamos). Al final, como es costumbre, los malosos quieren encubrir el asunto y recapturar a las arañas, pero los buenos las vuelan en pedacitos.

Eso sí, además de las carcajadas de la cutrería de las arañas, hay múltiples detalles que son para mear y no soltar gota. Uno de los mejores es la barricada que montan dentro del hotel para bloquear la puerta, pero la puerta se abre hacia afuera… ergo, cualquier anormal podría venir escapando de las arañas y abrir la puerta… brillantez absoluta. Y ya para despedirme por hoy, os dejo con otra de las escenas estelares de la película (que incluye el de la barricada)… ¿para qué inventar mil parafernalias para liquidar a las arañas?

IMDB de la Película