Hasta la fecha, todos los tumores que The Asylum mandaba a los videoclubs, o eran las parodias de películas a estrenar en cine, o producciones propias. Con esta se han decidido a llamar la atención, y lo han conseguido, el tráiler de YouTube ya casi ha llegado al millón de visitas. Pero a la hora de la verdad, en lo de hacer la película no se han esforzado ni lo más mínimo (¿qué esperabais? Infelices…)

A los mortales os recomiendo que veais el mencionado tráiler, pues en la película poco más contenido de tiburones y pulpos hay… A los demás, esta es la película más mierdosa en lo que llevamos de año. Olvidaos de King Kong VS Godzilla, eso es una obra de arte al lado de esta mugre. Esto es como un refrito de todas las “glorias” de Nu Image juntas, solo que con la milésima parte del metraje de los monstruitos.

El inicio ya promete, imágenes aereas de inmensas montañas nevadas… en una peli que trata sobre el mar. Entonces nos presentan a la prota, que nos cansaremos de verla durante toda la peli, ya que quitando los 2 minutos de bichos hechos por ordenador y los 5 que le dedican a los extras, nos vamos a ABURRIR de ver a los 4 protas haciendo mongol de aquí para allá. La primera es una ex-playboy (que debe de estar metida en las drogas para tener que prostituir su carrera trabajando con The Asylum), que hace de ocenógrafa apasionada de las ballenas. Pilota un minisubmarino que “ha cogido prestado” para sacar vídeos de ballenas, ella controla el submarino con un joystick de los míticos (sí, un quickshot de los de toda la vida), pero tranquilos, que el joystick hará más apariciones estelares en la película, en todo navío que se precie.

Bueno, como he mencionado el metraje de las ballenas, es momento de mentar que, por haber, hay como 2 minutos de metraje hecho por ordenador en la película para las ballenas, el tiburón y el pulpo. Estos 2 escasos minutillos, los hijosdeputa de The Asylum los han estirado hasta unos 10. Repitiendo el metraje hasta la saciedad, deben de pensar que somos gilipollas o algo, porque repiten las mismas imágenes espejadas, con un zoom diferente y todas las artimañas cutres que os podais imaginar. Asimismo el montaje es un atentado contra los sentidos, el miserable que organizó el metraje hace un auténtico SPAM de un fundido rápido a blanco con un “Zas” sonando por los altavoces durante toda la película. Puede que en un momento de acciones rápidas sirviese para algo, pero es que lo pone hasta cuando los protas están tomando café joder. “Montador de la película, donde quiera que estes… ¡ME CAGO EN TUS PUTOS MUERTOS!¡A saber cuánta gente ha sufrido ataques epilépticos por tu puta culpa, maldito bastardo!”.

Volviendo al tema… en una de esas expediciones, un anormal en un helicóptero suelta un nosequé en las cercanías de las aguas heladas donde se halla el submarino de la prota. Esta sonda o lo que sea, hace que las ballenas se vuelvan locas y rompan los icebergs. La rotura de los mismos causa que se liberen a los 2 bichejos, que quedaron congelados en plena pelea (sí, se ve que el polo se congeló en unas décimas de segundo). Nada mas liberarlos, salen escapando rápidamente (ya quisiera yo algo que descongelase tan rápido para los Domingos de resaca y hambruna). Los bichos empiezan a hacer de las suyas, aunque sus fechorías son practicamente todas de oidas, incluso la escena de sexo gratuito de rigor también la dejan para la imaginación del espectador… se ve que los incompetentes de The Asylum se debieron gastar en dinero en alcohol y drogas en vez de en un par de escenas más. Destacar la escena del avión… que si mento que en ella el tiburón salta y se come un avión pues hasta parece que mola y todo, pero los inútiles de TA han conseguido que apeste. Las múltiples imágenes del avión muestran que está claramente por encima de las nubes, de repente está a salto de tiburón… sin comentarios.

Para detener la amenaza, se juntan varios especialistas en fauna marina. Rápidamente se ponen en contacto con… ¡oh no!¡Es el “rey de las camas”, Lorenzo Lamas! Luego viene la escena absurda de los protas mezclando liquidillos de colores en probetas mientras ponen cara de interesantes… el comentario en nuestra sala fue “Por poco van a reproducir las feromonas de un animal extinto”, pero para hacer el momento más hilarante, en ese preciso instante los protas descubren que lo mejor será utilizar feromonas… ¿qué estaban haciendo hasta el momento? Mezclar liquidillos sin colores sin más, por lo que se ve.

El resto de la película es un carrusel de los protas haciendo el inútil, mezcladas con metraje de documentales de barquitos y de turismo sobre los que montan las imágenes de los bichejos, y por supuesto con metraje de los monstruos que es repetido una y otra vez. Tanta es la repetición, que en la “batalla final” entre las bestias, el pulpo pierde varios brazos (siempre de la misma forma), que en la siguiente escena han reaparecido mágicamente (como dirían en los Simpson “fue un mago”). Ah, claro, la idea era enfrentar a los bichos para que se matasen… pero debería quedar uno en pie después de la pelea, ¿no? Pues no, se produce doble K.O. y la peli termina.

Sinceramente, no me ha parecido peor que Transmorphers, en esta han gastado mucho menos, y realmente… de donde vienen las risas es de los bichos cutres por ordenador y no por 4 gilipollas que se pasan hablando en la pantalla durante 1 hora. Tendremos que ver The Terminators para disfrutar de The Asylum en toda su “”gloria””. Os dejo con el sonado tráiler de la mugre que he comentado.