Antes de nada, quiero aprovechar para acordarme de todos los familiares vivos y muertos de Kesci y de Jesucristo, porque fueron ellos los que decidieron ver esta puta fecalidad del celuloide. Yo sé escarmentar, y arrepentirme de mis errores, pero estes dos impresentables no… yo no me opuse, pero cuando empezaron a intentar evadirse de atender a la peste hedionda que emitía el televisor, me aseguré de que siguiesen atendiendo. Estos dos no vuelven a elegir una de Troma en lo que resta de sus miserables existencias.

Lo de Troma no se puede calificar como cine, ni como serie b, ni como cine indie, ni como cine “underground”… es tan… paupérrimo, tan deleznable, tan… mierda, que solamente se me ocurre denominarlo como coprocine, y en una forma mucho más fina como rotundo y absolutoinfracine. Me parece muy bien que no tengan presupuesto, ni ideas revolucionarias, ni guionistas, ni directores, ni actores, ni efectos especiales, ni… un momento, ¡pero si no tienen nada! Eso mismo es a lo que me refería yo al poco de empezar la película, donde había un montón de gilipollas vestidos de forma rara encerrados en un aula haciendo (como gilipollas que he dicho que son) el gilipollas. Dije algo así como “Mira, han metido a todos sus amigos en una sala a hacer el gilipollas, lo han grabado, y lo jodido es que lo estamos viendo. ¿qué triste, no?”. Mas jodido y más triste, es que después de haber visto la segunda parte, hayamos tenido los santos cojones de ver la tercera.

Esta basura empieza donde terminó la segunda, que era con una ardilla gigante destrozando el instituto donde se desarrollaba la peli… Un momento, ¿pero eso no estaba resuelto ya? Sí, lo estaba, lo que ocurre es que lo que sigue son unos 20 minutos (sí, 20 minutos) de introducción-resumen al prescindible mundo de Tromaville, los putos subhumanoides, la marihuana radiactiva y su puta madre. Los de Troma son tan rancios que han cogido al protagonista de la 2ª parte y lo han puesto a hacer de hijo del susodicho, pero no se queda ahí, sino que también hace de su gemelo malvado. Resulta que el prota es uno de los últimos subhumanoides mestizos (que son gente que tiene una boca donde el ombligo, sin más), y es muy valioso, así que los malos intervienen durante el parto… Sí, en una deleznable y también prescindible escena de un parto repleta de blandiblub, látex y mal gusto.

Pero los malos solamente se llevan a uno de los gemelos que había en el vientre de la madre, y tanto malos como buenos son tan retrasados que no se dan cuenta del asunto y siguen sus vidas por separado. El bueno es el rubio, es bien educado, enseñado… el malo es moreno (bueno, el rubio teñido), y lo entrenan para ser malo, matar, y lo hacen enfrentarse a todo tipo de criaturas abismales (tales como amas de casa con mala leche, bomberos mutantes asesinos, y cualquier soplapollez que se os pueda ocurrir)… todo ello sin ningún plan maquiavélico aparente, porque es un subhumanoide mestizo, y porque tiene una boca en el ombligo, y supuestamente por ello mola.

El resto es la típica peli de Troma, con los protas haciendo el anormal, con mujeres ligeritas de ropa enseñando mucha cacha. Se ve que los de Troma son conscientes de que es dificíl mantener la atención del público, por eso las ponen. Estaría bien el asunto de no ser porque cada vez que ponen un culo en pantalla, el anormal que añadio los samples de sonido a la película no podía evitar añadir a la imagen una sarta de sonidos de pedos… Pero bueno, no sé porqué me sorprende esto ya…

Todo transcurre con normalidad hasta que al protagonista se le pone el brazo brillante y “duro”. Lo de duro va porque el presupuesto no da para mucho, y para realizar tal efecto ponen un brazo de plástico con una bombilla dentro… El brazo tiene la facultad de evitar catástrofes en la central nuclear, así que la encomienda de nuestro héroe será estar sentado en la central con el brazo metido en el reactor, con previo cameo de Ron Jeremy, que se debio de confundir de “set”, no es el tipo de cameo al que nos tiene acostumbrados.

Después los malos deciden pasar a la acción y deciden ir a vandalizar el instituto… y la verdad, entre que le presté poca atención a la peli y el resto he conseguido (afortunadamente) olvidarlo en un tiempo récord, no me acuerdo

Para que os hagais idea de cuan mala es esta puta mierda, he de deciros que en YouTube hay cortos de vídeo de la 1º y de la segunda parte, pero de esta NO. Que os vaya bonito, yo voy a una pastilla de cianuro. Troma wins (otra vez).