Stephen King es un plomo… A lo largo de su carrera de ¿escritor? quizás haya publicado cuatro o cinco novelas interesantes (El Resplandor, por ejemplo), cayendo luego en reiterativos tomos de 600 páginas, que no hacen más que repetir los tópicos más manoseados del libro de terror. Lo siento, pero a mí personalmente esto me saca de quicio; tener que tragarme un ladrillo interminable, que podría haberse narrado perfectamente en menos de la mitad de papel.

Quizás sus editores le paguen las novelas al peso, quien sabe… El caso es que Greenpeace debería tomar cartas en el asunto, y perseguir a este tipo por su contribución a la deforestación mundial.

Y claro, no podía ser de otra manera. En su faceta de cineasta sigue siendo un tostón insoportable…

Y como prueba de ello tenemos este engendro llamado “Rose Red”.

Si bien fue originalmente planteada como una miniserie -con lo que el espectador recibía el aburrimiento en pequeñas dosis, y no resultaba muy transtornado-, a algún psicótico se le ocurrió publicarla como una única película de cuatro horas… ¡Cuatro espantosas horas! Cuatro horas con una historia ridícula, predecible, tópica, que se arrastra pesadamente con la gracia de un elefante cojo. Cuatro horas de diálogos plomizos, de actores que más bien parecen una cuadrilla de amiguetes fumados, de efectos especiales despreciables…

En serio, nos hallamos ante un filme que realmente INTIMIDA por su mediocridad. Si algún suicida -como yo- consigue aguantarla de principio a final -cosa que requiere mucha disciplina mental-…, viene a ser como si alguien te extirpara el cerebro, lo violara, lo pateara y lo tirase a la basura.

¿La historia? Pues un mierdolón muy poco imaginativo sobre una casa encantada… Afortunadamente he olvidado muchos detalles, pero viene a ser un poco lo de siempre. Un grupo de frikis decide investigar en la enorme y maligna mansión llamada “Rose Red”; y claro, quedan encerrados en ella a merced de las fuerzas sobrenaturales.

Y si alguien quiere saber más… Que se haga el ánimo, y la coja del videoclub. Jur jur jur…

Cada vez que lo recuerdo… Cuatro horas… Cuatro horas… Cuatro horas… El horror… El horror…

:(