La casa de los 1000 cadáveres (House of 1000 Corpses – 2003)

Lo que hoy nos ocupa es un maravilloso documental sobre el consumo excesivo de drogas extravagantes como la mezcalina, el éter o el estramonio… más concretamente en el marco de una mente ya de por sí perturbada como puede ser la del músico Rob Zombie… …y es que este personaje debería dedicarse a hacer música como hasta ahora, porque la verdad, lo mejor de la película fue la música, que aún así, la elección de los temas no concordaba con la escena que se estaba proyectando (véase música country durante una matanza).