Munchies (1987)

Si hay una palabra que define a la perfección este engendro, es, sin duda alguna patético. Todo, absolutamente todo en esta película es patético de principio a fin. Decenas de chistes, personajes, situaciones, escenas, imágenes… completamente PATÉTICAS, y de paso aprovecho para cagarme en todos los ancestros…