La difunta televisión. Requiem por un personaje televisivo.

La basura rosa televisiva, auténtica devoradora de personalidades en este país de neandertales absortos por una pantalla de «x» pulgadas, ha encontrado por fin a una martir, a una heroína con la que reproducirse ad nauseam hasta el infinito.