The Terminators (2009)

Vamos a ver, ¿por dónde puedo empezar? Tengo que pensármelo seriamente, porque cuando una película no tiene absolutamente ni pies ni cabeza se convierte en una ardua tarea. Podría empezar por el final, que es de lo más destacable, pero tampoco es plan. Es que aun por encima, los hijosdeputa de The Asylum lo ponen cada vez más difícil a la hora de redactar un artículo.